1,154 Visto

UNA AGENDA BASTANTE OCUPADA TUVO EN 2020 EL INSTITUTO TECNOLÓGICO DE LA MITILICULTURA. LA ENTIDAD APOYÓ IMPORTANTES INVESTIGACIONES, COMO LA REFERIDA A VALIDAR QUE LA ESPECIE DE MEJILLÓN QUE SE CULTIVA EN EL PAÍS, MYTILUS CHILENSIS, ES TOTALMENTE ENDÉMICA DE CHILE (Fuente: Aqua) .

A pesar de la pandemia, el año 2020 fue bastante positivo para la industria chilena del mejillón, con alzas tanto en cosechas, como en exportaciones, sin vivir, de manera tan intensa, las complejidades de mercado por las cuales han pasado otros productos, como el salmón. Es así como el año que recién pasó la industria mitilicultura local, si bien pasó por dificultades logísticas al inicio de la pandemia, no hizo más que consolidarse y mostrarse como un sector que tiene bastante que aportar en términos de nutrición y alimentación mundial. Junto con este avance, el sector ha fortalecido sus actividades de investigación y desarrollo (I+D), principalmente, a través del Instituto Tecnológico de la Mitilicultura (Intemit) –con base en Castro (Isla de Chiloé, región de Los Lagos), el cual es dirigido por el jefe de Proyectos, Dr. Cristian Segura. Esta entidad se ha preocupado de abordar distintos temas vinculados con ciencia y tecnología, de ejecutar iniciativas pertinentes y de apoyar investigaciones tendientes a mejorar el desempeño de la mitilicultura nacional. Consultado por los principales tópicos abordados por Intermit en 2020, el Dr. Cristian Segura detalló que, a pesar de que el año fue complicado para la gestión de proyectos, “pudimos mantener con regularidad el apoyo a iniciativas asociadas a la agenda de ciencia y tecnología vinculada a la industria de cultivo de mejillones en Chile. Además, hemos mantenido nuestra gestión en la administración de proyectos adjudicados en años anteriores”. En este sentido, Intemit lidera, junto a un equipo de investigadores encabezado por el Dr. Carlos Molinet de la Universidad Austral de Chile (UACh), un proyecto de Bienes Públicos de Corfo, único en su tipo, que busca generar un “Sistema de manejo autoadministrable, simple e intuitivo de la carga productiva de mejillones (Simac)”. El objetivo es que los mitilicultores puedan organizar su sistema productivo a través de reportes de las cargas instantáneas y las cargas óptimas, para acercarse a generar un producto de calidad (talla-peso) en el menor tiempo posible.

“Durante el año 2021, se espera realizar las gestiones intensivas de transferencia del proyecto Simac y plantearemos alternativas de servicios de acompañamiento a los productores”, informa el profesional. En otra línea, Intemit está apoyando las gestiones de transferencia de un proyecto Fondef IDEA liderado por la Dra. María Angélica Larraín, de la Universidad de Chile, bajo el cual se ha podido generar un protocolo analítico que permite validar, a través de técnicas de genética molecular, que la especie de mejillón que se cultiva en el país, Mytilus chilensis, es totalmente endémica de Chile y que filogenéticamente comparte el mismo género que las especies de mejillones europeos (M. edulis y M. galloprovincialis). De acuerdo con el Dr. Cristian Segura, lo anterior “tiene una gran importancia comercial, ya que impide posibles cuestionamientos en los mercados de destino y favorece la trazabilidad de los mejillones chilenos que son reconocidos por sus altos estándares de frescura e inocuidad alimentaria, así como el sabor y valor nutritivo que le otorga el fitoplancton de las aguas frías de la Patagonia chilena”. Durante el 2021, este proyecto terminará de transferir la metodología a los laboratorios que ofrecerán los servicios analíticos de validación específica de los mejillones. Por otro lado, durante el 2020 Intemit apoyó la postulación de otros proyectos en las líneas de Fondef Idea, los cuales dicen relación con: Uso eco-eficiente de las conchas de mejillones residuales para la sustentabilidad de bancos naturales y medio de mitigación de los efectos del cambio climático, proyecto liderado por el Dr. Nelson Lagos, de la Universidad Santo Tomás, de Santiago; Sistema de vigilancia para alerta temprana de enfermedades potenciales que pudieran afectar a los mejillones en el contexto de cambio climático, proyecto liderado por el Dr. Eduardo Bustos, del Centro CAPIA de la Universidad Santo Tomás de Puerto Montt; y Monitoreo de los bancos naturales de mejillones a través de datos estandarizados de AMERBS, proyecto liderado por el Dr. Carlos Molinet de la UACh, sede Puerto Montt. De acuerdo con lo descrito, todos los proyectos post-ejecutados por Intemit son sustentados a través de servicios que se ofrecen a los mitilicultores. En este sentido, durante el 2020 “consolidamos en más de 20 áreas mitilicultoras, una oferta de tres servicios que dicen relación con servicio de análisis ambiental y productivo, con implementación de tendencias predictivas; servicio predictivo de captación de semillas, a través de análisis gonadal de reproductores; y servicio predictivo de caídas de rendimiento en mejillones de cultivo”, según las palabras de Cristian Segura.

Los principales temas que ocuparán a Intemit durante el 2021 dicen relación con sustentabilidad de las semillas y la identificación y posicionamiento de alternativas de uso ecoeficiente de residuos de la industria, entre otros.

Intemit lidera, junto a un equipo de investigadores encabezado por la UACh un proyecto de Bienes Públicos de Corfo que busca generar un “Sistema de manejo autoadministrable, simple e intuitivo de la carga productiva de mejillones”.

IMPORTANTE LOGRO: REGISTRARON AL MEJILLÓN CHILENO EN EL ITIS

En mayo de 2020, se informó que el ITIS (Integrated Taxonomic Information System) decidió incorporar a Mytilus chilensis en su base de datos como nombre científico válido para el mejillón originario de las costas de Chile, cosa que ocurrió el 31 de enero de 2020. Para esta decisión, se consideró la publicación titulada “Native and invasive taxa on the Pacific coast of South America: Impacts on aquaculture, traceability and biodiversity of blue mussels (Mytilus spp.)”.

Si bien el nombre científico Mytilus chilensis ya había sido reconocido como válido por otras bases de datos taxonómicas, “la inclusión en ITIS es muy importante, pues es una de las bases de datos más consultadas para obtener información taxonómica autorizada sobre plantas, animales, hongos y microrganismos a nivel mundial”, destacó la Dra. María Angélica Larraín, de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas de la Universidad de Chile (UChile) y que participó en el mencionado estudio.

El jefe de proyectos del Instituto Tecnológico de la Mitilicultura (Intemit), Dr. Cristian Segura, manifestó que “la validación de la especie Mytilus chilensis es una excelente noticia para la industria acuícola nacional, asociada al cultivo de mejillones”. Añadió que “esta validación es el resultado de un intenso y robusto trabajo realizado por el equipo científico de la Universidad de Chile a solicitud del Intemit, lo cual nos permitirá disponer de protocolos genéticos estandarizados que validarán a nuestros mejillones como una especie endémica chilena, con características o rasgos que los diferencian con los presentes en otras partes del mundo”.

Para el 2021, Intemit tiene entre sus prioridades abordar la sustentabilidad de las semillas de mejillón.

PRINCIPALES HITOS

De acuerdo con el jefe de Proyectos de Intemit, durante las restricciones que ha generado la pandemia del Covid-19, la industria del mejillón presentó algunos problemas logísticos, tanto a nivel interno, como regional y nacional; también en la exportación. Lo cierto es que servicios del Estado, como la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), Indespa, Corfo, el Gobierno Regional, Ministerio de Salud y ProChile, así como los diferentes gremios y federaciones asociados a la mitilicultura, estuvieron siempre muy atentos a estas problemáticas y, de hecho, se profundizó en temas como bioseguridad y trazabilidad Covid para los trabajadores en centros de cultivo y plantas de procesos, transporte interno de semillas y materias primas, apoyo de recursos para flotabilidad y PSMB para los pequeños mitilicultores y escenarios complejos en mercados internacionales por restricciones de la pandemia y otros.

“Por otro lado, también se generaron oportunidades de transferencias y coordinación eficiente a través de plataformas de telecomunicación o videoconferencias vinculadas a ciencia aplicada y coordinación de grupos académicos, políticos, técnicos y productivos que, en conjunto, permitieron avanzar significativamente en brechas de conocimiento en materias de la sustentabilidad de la semilla de mejillones. Para ello, Intemit e IFOP crearon el Comité de Trabajo Público Privado de ´Sustentabilidad de la Semilla´, donde participan los mitilicultores, Subpesca y Sernapesca”, comentó el científico.

Asimismo, en 2020 se realizó el VI Seminario de Investigación Aplicada a la Mitilicultura-SIAM, organizado por Intemit y el PER-Corfo, donde expusieron 15 connotados investigadores nacionales (www.intemit.cl) de diferentes universidades y centros de investigaciones, el cual tuvo una cobertura de más de 300 asistentes, entre los cuales destacaron los mitilicultores, autoridades y estudiantes de pre y post grado.

De igual forma, el Dr. Cristian Segura destaca la creación de la Mesa de Acuicultura del Senado. Organizada por el senador Guido Girardi, esta es una instancia de diálogo entre académicos, acuicultores, centros de investigaciones y autoridades, que tiene por finalidad avanzar en temas de sustentabilidad de la acuicultura nacional.

PLANES Y PROYECTOS PARA 2021

“Sabemos que la agenda nacional para este próximo 2021 seguirá marcada y priorizada por temas de control sanitario Covid 19. Por lo tanto, los recursos destinados a investigación aplicada a la mitilicultura serán escasos. Por ello, en Intemit tenemos que seguir velando por que las propuestas de proyectos que se presenten el año venidero sean prioritarias dentro de nuestra agenda de ciencia y tecnología, así como también que el desarrollo de estas iniciativas sean en grupos de trabajo con capacidades integrales, donde la participación activa de los mitilicultores ocupe parte importante en el desarrollo de propuestas (aprender haciendo)”, sostiene Cristian Segura.

De esta forma, de acuerdo con el investigador, los principales temas que ocuparán a Intemit durante el 2021 dicen relación con sustentabilidad de las semillas e identificación y posicionamiento de alternativas de uso eco-eficiente de residuos de la industria, incluyendo a la comunidad local. El foco también estará puesto en los servicios que puede prestar Intemit a los mitilicultores.

En este último aspecto, el ejecutivo enfatizó que “tenemos que ampliar nuestro abanico de servicios especiales para la gestión productiva de los mitilicultores, incorporando la alternativa de manejo de carga, así como expandir la cobertura de los servicios asociados a predicción para la captación de semillas y caídas de rendimiento, utilizando herramientas de identificación de condición gamética de reproductores y mejillones en engorda, respectivamente”.

La mitilicultura chilena está cada vez más tecnificada, buscando constante apoyo en la investigación científica.

El Dr. Cristian Segura detalló que, a pesar de que el año 2020 fue complicado para la gestión de proyectos, “pudimos mantener con regularidad el apoyo a iniciativas asociadas a la agenda de ciencia y tecnología de la industria de cultivo de mejillones en Chile”.