1,568 Visto

Adelaida (Australia) 31/12/2019 – La industria de mejillón (Mytilus galloprovincialis) depende de manera importante de la capacidad de surtirse de semilla silvestre del medio natural, lo que condiciona la capacidad de hacer mejora productiva (FUENTE: Mispeces).

Una opción para realizar esta mejora productiva que el sector va a necesitar en vías de sobrevivir a factores ambientales externos como el cambio climático es hacer selección de en semilleros a través de la criopreservación.

Esta innovación tecnológica se plantea como estratégica para el futuro del sector, ya que permite, entre otras cuestiones, tener disponibilidad de semilla de mejillón en cualquier época del año. No obstante, el actual desarrollo no consigue alcanzar altas tasas de supervivencia.

En un interesante estudio publicado en la revista Aquaculture, investigadores australianos y chinos han descrito una novedosa metodología para aumentar el éxito de la criopreservación de las larvas del mejillón.

En el estudio, para llevar a cabo la técnica, los autores recolectaron la semilla 25 horas después de la fertilización, un periodo de tiempo más tarde respecto a otros estudios similares previamente publicados por otros investigadores.

La tasa de supervivencia de las semillas, tras la descongelación, fue más baja en comparación con la observada en larvas frescas.

Sin embargo, como destacan los resultados del estudio, la mortalidad relativa de las larvas criopreservadas a los ocho días, igualaba la de las larvas que no habían sido tratadas.

Para la puesta a punto de la nueva metodología, la emisión de los gametos se obtuvo sometiendo los reproductores a uno shock térmico, tras un baño de treinta minutos a una temperatura creciente, desde los 17C a los 20C.

Tras la fertilización de los huevos, los embriones fueron lavados e incubados. Las larvas, una vez cumplidas las 25 horas, fueron mantenidas en hielo durante 30 minutos.

Para preservar las larvas de mejillón y, a su vez, protegerlos de los efectos adversos de la congelación y subsecuente descongelación, el mejor medio empleado por los autores, resultó ser aquel que contenía el 10 por ciento de etilenglicol (EG), el 7,5 por ciento de Ficoll PIM 70 y el 0,2 por ciento de polividona (PVP).

La descongelación de las larvas se llevó a cabo a 28ºC empleando una solución de sacarosa de 9 por ciento, que sirve para eliminar restos del medio y se consiguió una supervivencia del 80 por ciento, mientras que, a los dos días de edad, fue del 62 por ciento.

Una tecnología adaptada a las futuras necesidades del sector

El desarrollo tecnológico de los semilleros, puede contrarrestar la falta de semilla en determinados momentos del año y hacer más rentable la actividad productiva.

Además de ofrecer ventajas desde el punto cuantitativo, los criaderos, también mejoran la calidad de las semillas. El cierre del ciclo productivo del mejillón garantiza la disponibilidad de semillas procedentes de reproductores seleccionados con características deseables para la industria y para el consumidor.

La criopreservación de las larvas de moluscos es un campo en auge que ha sido experimentado en muchas especies de bivalvos con bajas tasas de supervivencias debido al hecho de que los individuos se caracterizan por tener un elevado contenido de vitelo, con una relación superficie volumen muy baja que dificulta el proceso de criopreservación.

Además, desde el punto de vista de la gestión de los recursos naturales, el desarrollo de los protocolos de criopreservación en bivalvos puede proporcionar una herramienta asequible para garantizar la continuidad en la disponibilidad de las larvas de moluscos en los laboratorios de ecotoxicologia, donde los estadios tempranos de estas especie se utilizan como bioindicadores para la determinación de la calidad ambiental.

Referencia:

Yibing Liu, Mark Gluis, Penny Miller-Ezzy, Jianguang Qin, Jiabo Han, Xin Zhan, Xiaoxu Li. Development of a programmable freezing technique on larval cryopreservation in Mytilus galloprovincialis. Aquaculture 516 (2020) 734554